Beneficiados por el mal

🗓️septiembre 18, 2014 |

Si hay algo que beneficie realmente a El Yunque, eso es el mal. Siempre salen beneficiados por el mal.

Principalmente la persecución de los cristianos y especialmente las leyes que favorecen el aborto.

Sendas circunstancias crean el clima propicio para que sus plataformas ‘pantalla’ se nutran del descontento.

Así, las iniciativas que desde El Yunque, con el nombre de la tapadera que corresponda, según el caso tendrán una gran acogida.

El éxito obtenido se recicla. Los “orgánicos” (miembros de El Yunque) felicitan a los voluntarios que inocentemente y con su mejor intención trabajan con las asociaciones ‘tapadera’. Esta felicitación más tarde recae sobre los mismos “orgánicos” que han elogiado el trabajo de los engañados y así hasta llegar a la cumbre de la pirámide jerárquica de la secta.

Sin embargo, el éxito se reduce al ruido: número de personas que secundan la iniciativa. Pero no se concreta en beneficios reales. Muchas veces es al contrario.Consiguen que las medidas contra las que se protestan se radicalicen aún más.

De esta manera aumentan la crispación y el odio. Ello prepara el caldo de cultivo idóneo para que las siguientes campañas logren un mayor éxito.

Beneficiados por el mal

Cabría preguntarse quién sale beneficiado. Y parece que la respuesta es muy simple: El Yunque que ha logrado que a sus asociaciones se acerquen miles de nuevas personas que de otra forma no lo habrían hecho.

¿Y perjudicados? Ante todo los miles de ciudadanos que han sido engañados. Pensando que con su apoyo podrían contribuir a mejorar el mundo se han encontrado con el desánimo de ver sus intereses frustrados. Además, han estado colaborando, sin saberlo, con una sociedad secreta paramilitar. Le han dado difusión y expuesto a muchos a ser captados por la misma.

También salen perjudicados los voluntarios, por todo lo anterior y por haber sido tentados en su soberbia, pues les han intentado hacer creer que el éxito es gracias a ellos y no a la coyuntura del momento.

La Iglesia, que sin ser parte, parece la promotora de boicots y demás medidas de presión carentes de escrúpulos.

Con lo cual, si se moviliza a la sociedad, engañándola, generando crispación, incitando al odio y la soberbia, enfrentando a la población y entorpeciendo la negociación y lo único que se consigue es que una secta gane adeptos y la Iglesia parezca la mala ¿quién gana?

La respuesta es muy simple: gana el mal, pues el mal solo genera mal.

Intentar impedir un mal con otro es como querer apagar un fuego con gasolina o enterrar unas ascuas en cerrillas.

Como dijo el Papa Francisco: “ningún lobby es bueno”. Por tanto, las asociaciones de El Yunque, por ser lobbies, tampoco.

Comparte esta página

Etiquetas: , ,
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Ok | Más información