Entre la Orden de San Miguel y El Yunque

🗓️diciembre 14, 2014 |

El Yunque no es la única organización sectaria que intenta trabajar infiltrada en la Iglesia.

Aunque los ámbitos de trabajo son casi siempre diferentes, la forma de proceder de todos los grupos que fingen ser católicos es parecido.

Aquí compararemos dos organizaciones: la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel (OMSMA), de la que, tras la intervención de la Iglesia, saldría La Voz del Serviam (LVS) completamente al margen de la Iglesia.

La “Orden de San Miguel” estaba constituida en asociación de fieles. Era algo público. La gente los conocía y libremente se adhería a ellos o no.

Algunas personas comenzaron a observar actitudes incompatibles con el cristianismo, lo pusieron en conocimiento de su Obispo y éste tomó las medidas oportunas.

Si embargo, el fundador y su entorno más cercano decidieron organizarse por su cuenta, al margen de la Iglesia. ¿Cuál es la diferencia? Es muy simple, LVS actúa como lo hacía OMSMA pero no se encuentra bajo autoridad eclesiástica. Es decir, son un grupo que se considera católico, pero no pertenece a la Iglesia Católica. Conservan su estilo, mantienen sus técnicas para a traer jóvenes y para legitimar su presencia. Y su principal problema: se presentan en las parroquias, grupos y movimientos como católicos.

Por eso, el Arzobispado de Madrid emitió un comunicado en el que indicaba que LVS no es parte de la Iglesia y no puede, por tanto, desarrollar su labor en las instalaciones diocesanas. No juzga otros aspectos. Se limita a marcar la frontera entre lo que es de la Iglesia y lo que no.

Tal vez usted se esté preguntando qué tiene que ver todo esto con El Yunque. Qué relación hay entre la Orden de San Miguel y El Yunque. A simple vista nada más allá de alguna foto en la que aparecen miembros de sendos grupos. Sin embargo, hay un gran paralelismo entre ellos.

  1. Ambas organizaciones tienen un origen aparentemente legítimo. El Yunque la protección del culto católico y la OMSMA abrir una nueva forma de vivir la fe en la Iglesia.
  2. Cuando llega el momento de escuchar a la Iglesia –El Yunque al terminar la persecución y la OMSA al ser analizados por su Obispado– se niegan – los primeros si salir de la clandestinidad y los segundos formando un grupo al margen de la Iglesia (LVS)–.
  3. Tienen elementos de legitimación camuflados como buenas acciones – unos defensa de valores cristianos otros servicio en la Iglesia y animación de jóvenes–.
  4. Captan a jóvenes, especialmente menores, en entornos católicos (colegios, parroquias, movimientos, asociaciones,…) por medio de las acciones anteriores.
  5. Sus miembros se presentan como católicos comprometidos.
  6. Limitan y controlan la comunicación de sus miembros con sus respectivas familias y amistades.
  7. Poseen rituales ocultos.
  8. Existen elementos económicos turbios. 
  9. Utilizan el miedo, tanto en el campo espiritual como en el físico para evitar la huida de sus miembros.

Tal vez sería necesaria una reflexión sobre estos paralelismos. El problema de El Yunque podría solucionarse con un simple comunicado, como el que ya existe a nivel interno en algunos lugares, por el cual se prohíbe sus asociaciones tapadera trabajar en la Iglesia.

Las experiencias previas son positivas, creo que no se pierde nada por intentarlo.

Comparte esta página

Etiquetas: ,
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Ok | Más información