¿Por qué está mal El Yunque?

Contra los Mandamientos

En primer lugar, El Yunque está mal porque atenta contra el Primer Mandamiento. La “primordialidad” que juran se convierte en idolatría. Cualquier asunto queda supeditado al “bien” de su organización. Para ellos, el fin justifica los medios, y las personas y el bien común dejan de ser fines en sí mismos. Esto les provoca un grave problema de discernimiento moral (Cfr. san Juan Pablo II, Enc. Veritatis Splendor, n. 72).

Los 10 Mandamientos

En segundo lugar, porque atenta contra el Segundo Mandamiento. Su juramento es inválido e ilícito, como ya han recordado varios obispos. Nadie puede jurar esa primordialidad, reserva (que es secreto, de facto) y obediencia (por encima de la conciencia). Y mucho menos atentar contra otros mandamientos bajo la premisa de que el fin justifica los medios. Tampoco es lícito constituirse en “jueces justicieros” o “implacables”, como han acostumbrado a decir los presentes en la ceremonia de juramento.

En tercer lugar, porque atenta contra otros Mandamientos como consecuencia de lo anterior. Por ejemplo, contra el cuarto, ocultando su situación o robando a sus padres; o contra el octavo, mintiendo para ocultar su pertenencia o para conseguir algo para su organización.

Visión distorsionada del cristianismo

Además, El Yunque está mal porque tiene una visión distorsionada de la forma de actuar de los laicos en la sociedad y de la propia figura de Jesucristo, como ha recordado un obispo. Caen en errores vistos frecuentemente a lo largo de la Historia como son:

  • el maniqueísmo: todo lo presentan como una lucha del Bien contra el mal, que debe ser aniquilado y olvidando la misericordia con el pecador
  • el pelagianismo: en su propio juramento ellos se autoproclaman “casta de elegidos

Lucha maniquea del mal contra el bien

Tienen un funcionamiento como secta y ellos mismos reconocen que son una masonería blanca. Y la masonería está continuamente condenada por la Iglesia, no sólo por sus fines, sino también por su funcionamiento y por los medios empleados (Cfr. León XIII, Enc. Humanum Genus, n. 9).

No es lícito operar secretamente al margen de la Constitución (el orden establecido por la Sociedad) y de la Iglesia, sin constituirse jurídicamente y/o canónicamente. Obviamente, todos los elementos citados de su organización secreta son el polo opuesto a un buen gobierno corporativo.

Hace daño a muchas personas y al Bien Común

Por último, mencionar que El Yunque hace el mal a dos niveles: hace daño a muchas personas concretas (las que se desvinculan, las que les descubren o las que simplemente les estorban en sus planes); y hace daño real sobre el bien común (la opinión pública, el clima social y en último término las leyes de los países o las resoluciones de organismos internacionales) no sólo en España sino en los países de Iberoamérica y del resto de Europa.

Concretando más algunos daños sobre el bien común:

  • hacen imposible la cooperación de asociaciones.
  • acaparan los recursos escasos (de tiempo y económicos) haciendo un dudoso uso de los mismos. Por ejemplo, se han llegado a ver gastos de cientos de miles de euros en marketing de autobombo.
  • mediante su negocio de obtención de direcciones de email (da igual el motivo por el que haya que firmar), obtienen una base de datos ingente que luego pueden utilizar para: conseguir más donativos (de opaca finalidad); entrar en contacto con nuevos jóvenes a los que captar posteriormente (ofreciendo planes o eventos gratuitos); y generar opinión pública (manipulando, incluso en ocasiones con acciones de bandera falsa, escalando innecesariamente conflictos y generando confrontación).
  • provocan un activismo de sillón que acaba en desazón, descuidándose así el resto de acciones necesarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *